Es lo que refleja el estatus de la fruta al momento de hacer el aceite.

Se la fruta está sana la acidez será baja, si la fruta está en proceso de oxidación fermentación esta acidez será más elevada.

Entre menor tiempo entre la cosecha y la producción, menor el la acidez.

Sí, se puede cocinar e incluso freír.

Un aceite de calidad puede aguantar sin problema hasta 200° C, que en una cocina ya es difícil de conseguir.

Su uso culinario es muy variado. Este puede ser usado en ensaladas, para preparar carnes, mariscos e incluso postres

Es un aroma recurrente en aceites que han estado mal guardados o guardados por mucho tiempo ya sea en bodegas o en tu hogar, expuestos a la luz y al aire. Es un aroma similar a la acetona o pintura, es un defecto muy clásico.

Helado

Es una nota que aparece cuando el huerto se heló antes de la cosecha. No nota no es muy perceptible, pero si bala la intensidad de los sabores y aromas. Este es un defecto complejo de observar.

Atrojado

El aroma es parecida al de la aceituna madura. Es producido por la descomposición de la fruta y son frutas que no se han molido inmediatamente después de la cosecha, entrando en un proceso de fermentación. Esta nota es muy evidente y se encuentra en más aceites de lo que uno piensa.

Es cosechar la fruta verde, si bien se sacrifica rendimiento, se obtiene una mejor calidad.

El aceite de oliva es rico en ácidos grasos monoinsaturados y también en ácido oleico. Este último tiene muchos beneficios para el organismo, ya que ayuda a reducir el colesterol, al contrario de las grasas saturadas.

El aceite de oliva virgen tiene una gran cantidad de componentes antioxidantes llamados polifeniles. Estos disminuyen el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.